948 104 461 info@kunap.com

Frente una rotura muscular, es fundamental indagar en el motivo por el cual ha podido darse y así poder realizar cambios para que no vuelva a ocurrir.
A menudo, las lesiones musculares vienen por una mala adaptación a la carga de trabajo que tiene que soportar el músculo. Sin embargo, esto puede prevenirse mediante un correcto ajuste nutricional y de entrenamientos.

OBJETIVOS NUTRICIONALES EN LA ROTURA MUSCULAR

No obstante, una vez la rotura ha ocurrido existen varios objetivos a nivel nutricional con tal de asegurar una rápida regeneración del tejido:

• A corto plazo se debe proporcionar un medio beneficioso para una correcta resolución de la inflamación producida en las primeras 72h, disminuir al máximo la perdida de masa muscular, disminuir el estrés oxidativo y asegurar un ajuste energético y proteico para la optima cicatrización del tejido.
• A largo plazo se deben proporcionar los sustratos necesarios para optimizar la regeneración tisular, la ganancia de masa y fuerza muscular y se debe trabajar en la prevención de futuras lesiones.

INDICACIONES NUTRICIONALES EN LA ROTURA MUSCULAR

Será importante tener en cuenta el grado de rotura, sin embargo, también existen recomendaciones a seguir sea cual sea el grado de lesión:

• Realizar un balance energético adecuado a la fase de rehabilitación y evitar un déficit energético.
• Asegurar el consumo suficiente de proteína dividido en 3-4 tomas de 30-40g.
• Proporcionar un ambiente metabólico que ayude a resolver la inflamación evitando tóxicos y alimentos pro-inflamatorios y aumentando el consumo de alimentos con actividad antiinflamatoria.
• Medir niveles de vitamina D.
• Debido a que la lesión muscular está estrechamente relacionada con el daño muscular inducido por el ejercicio, resulta vital asegurar una dieta rica en antioxidantes y polifenoles que ayudan a la correcta recuperación.